Leyendas Planarias

Puertas Hacia Lo Desconocido

Primer Capítulo

El Discurso De Garmundi

Cuando los Gitan Oponent están en las cercanias de las ruinas de Filo Y Flecha, ven un movimiento de gente inusual. En ellos escuchan palabras como “Aoskar” y “saltarse la ley de la Dama”, y todos se dirigen hacia el Templo Destrozado. Los aventureros los siguen para descubrir que el enano Garmundi está dando una sermón. Garmundi es un conocido borrachín que se las da de predicador y que siempre ha tenido un discurso confuso a la vez que desafiante a veces mencionando a Aoskar, pero esta vez su discurso tiene fuerza y sentido.

Con la gente agolpada en la entrada del Templo Destrozado y Garmundi sobre los pilares derruidos, los aventureros llegan para escuchar:

“El tiempo de las Cuatro Puertas ha llegado! Son las puertas que se habían marchado pero estuvieron siempre aquí, presentes pero raramente accesibles, las puertas hacia los lugares desconocidos.”

Los Athar, nerviosos de ver su templo rodeado por tanta gente y en aumento, y por el sermón de Garmundi, llaman a los Harmonium. El sermón continúa:

“¿Quien sabe lo oscuro de estas puertas? ¿?Quién tiene el poder para abrirlas? Solo hay uno que conoce estas puertas. ¡Solo ese uno puede abrirlas! El día que este ser abra las cuatro puertas, el multiverso se sacudirá y temblará, La Jaula será abierta ¡y La Dama gritará de angustia y dolor!”

La gente exclama, las damas se desmayan, y audibles rumores corren entre la gente. De mientras, una zona del público comienza a ponerse nerviosa por la aparición de Fell, el dabus caido y adorador de Aoskar, que se abre paso entre la multitud. En ese momento, la pregonera Kylie entrega una tarjeta de visita a Tristan y con una sonrisa se marcha corriendo. La tarjeta muestra un nombre, una dirección, el dibujo de una gargola, y parece pedir ayuda.

“Estos no son los balbuceos de un demente de la Casa De Las Mil Puertas. Veréis lo oscuro del asunto con vuestros propios ojos, ya que mañana comenzará el día en que se abran las cuatro puertas.”

En ese momento, un joven elfo se adelanta de entre la multitud, a gatas y gritando “¡yo te creo! Aoskar, ¡yo te serviré siempre! ¡Garmundi, yo te seguiré allí donde vayas!”. Tras el, aparece la imponente figura de un Eutanasta, con su alabarda en alto sentenciando. “Has admitido tu culpa, y se te aplicará el castigo”. Cuando está a punto de descargar el golpe, Elvin detiene mágicamente su acción el suficiente tiempo como para dar al elfo tiempo a escapar. El sermón finaliza así:

“Una puerta para las reliquias olvidadas y descartadas, una segunda puerta para los poderes, dejados a un lado y perdidos. Una tercera puerta para los misterios, esperando a ser liberados. Una cuarta puerta para la realidad que los una a todas, y revele el camino para un mañana mejor.”

Coranthol, el Athar elfo, y aparentemente el lider, levanta una mano y los Harmonium comienzan a dispersar a la gente, en ocasiones con el uso de la violencia. Algunos se dirigen hacia Garmundi, quien parece mirar al público con una sonrisa. Sus ropas en harapos, su barba enredada, y su curioso tatuaje de la frente de una llave con un portal en el pomo desaparecen cuando salta desde la columna a una grieta del templo y un remolino se lo traga.

La Oficina De Balthazar Thames

A la noche, los Gitan Oponent deciden ir a la oficina de Balthazar Thames. En la entrada, se encuentran con Estavan, que dice que había venido aquí a contratar a Balthazar para ayudarle a recuperar su libro de contabilidad, un libro con una tapa de escamas grises y una gárgola grabada en un lateral. También hace notar el hecho de que la puerta de la oficina ha sido forzada.

Los aventureros entran a la habitación, y cuando empiezan a echar una ojeada, un remolino los envuelve y aparecen en otro plano. Por las chatarras petrificadas que hay por todos lados, debe de ser Thuldanin.

Dan un paseo por la capa, y entre otras curiosidades, se topan con una inscripción gigante en la ladera de una montaña de chatarra, escrita en Rebus, que dice lo siguiente: “Inclinate a la derecha; inclinate hacia la izquierda. La primera llave gira; la última puerta cede.”

Mirando desde las alturas, perciben un combate tras una pila de chatarra. Se apresuran hacia el lugar para ver un Golem de mecanismos de hierro que lucha contra unos individuos con pintas picarescas, enmascarados ellos. Con la intervención de Elvin contra el Golem, los enmascarados huyen.

Una vez derrotado el Golem, el grupo se teletransporta hacia el portal de entrada, para interrogar a los individuos que luchaban contra el Golem. Estos dan poca información más allá del hecho de que estaban saqueando el lugar, buscando objetos valiosos aún no petrificados. También les dice cual es la llave de salida del lugar, que se trata de una gema color sangre que produce una estatua de Gárgola que hay cerca del portal.

Finalmente, todos vuelven a Sigil.

Comments

DeusikEx DeusikEx

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.